Sexo duro con jóvenes calientes

Lo que voy a relatar pasò hace ya años, pero es una historia que no me he atrvido antes a contar, empezarè por comentar que en aquel momento pasba por una etapa mde distanciamiento con mi marido y los hechos sucedieron mientras el no estaba.

Un dìa en la tarde entre semana mis hijos (18 y 20 años) junto con sus compañeros y amigops de la universiodad decidieron hacer una fiesta y yo les di permisdo poara que fuera en mi apartamento, ellos empezaron a llamar amigos y amigas y la fiesta fue tomando forma y ya entrada lka noche habìan no menos de 30 entre chicos y chicas en la reuniòn, es necesario advertir que yo estaba vestida como normalmente salìa a la calle, con una minifalda, blusa y tacones.

Durante la fiesta, uno de los amigos de ellos (Juan de 18 años) me invitò a bailar y yo aceptè, en la sala habìan colocado las luces bajas y era dificil ver, a nuestro rededor habìan varias parejas bailando; el chico amigo de mi hijo el cual yo conocia ya hacia un par de años, me dijo Carla(mi nombre) hoy estas muy sexy, estoy acostumbrada a que me lo digan y para mi es normal en razòn a que soy una mujer bonita, agradable y por otra con mi esposo eramos swinger hacia muchos años; asì que lejos de tomarlo extraño, le respondì no bromees.

Seguiamos bailando y cuando sono un vallenato (SEÑORA) senbtì que el se acercò màs a mi cuerpò para bailar, no le prestè atenciòn al asunto y seguimos bailando, todo estaba normal, hasta que sentì su erecciòn, en ese momento en forma extraña me exitè mucho por la sensaciòn y empezaron a cxruzar por mi mente milers de fantasìas. En acto reflejo me pegue màs a èl y sentì como su mano en mi espalda me apretaba.

mi cuerpo recibìa oleadas de electricidad y por supuesto que me mojabacon el transcurso de la noche, los amigos de mis hijos se iban retirando hacia sus casas debido a que era entre semana y que algunos habìan bebido màs de la cuenta, entre ellos mis hijos.

cuando ya no quedaban en el apartamentoi sino mis hijos y mi compañero de baile, mis dos hijos se retiraron a dormir, con Juan (el amigo de mis hijos) recogimos algo del desorden y luego continuamos bailando unos boleros.

Estabamos fundidos en un fuerte abrazo rozando todeo nuestro cuerpo y de pronto senti los labios de èl en los mìos y nos besamos apasionadamentey sentì sus manos recorriendo mis pechos sobre la blusay su miembro contra mi vientre. Tome su mano y la introduje por entre mi blusa y mi brasier para que sintiera mi piel, senti sus dedos aprisionando mis pezones y su boca besando mi cuello.

lo fui llevando a ingresar a la cocina que tiene una puerta de vaiven, y allì el comenzò a desnudarme y yo aèl mientras nos tocabamos y besabamos, acariciaba mi clitoris y yo su miembro, ambos etabamos humedos por la exitaciònme arrodille y me introduje su miembro en la boca mientras èl me acariciaba el cabello, gemìa bajito para no despertar a mis hijos; luego me separo de su pene y me recosto en el piso mientras me lamia el clitoris, sentia todas las oleadas de placer inmenso hasta que explotè en un delicioso orgasmo mientras gemìa; despues lo acoste de espaldas y me subi cabalgandolo con su miembro dentro de mi mientras yo subìa y bajaba sentia su longitud y grosor como llenaba mis paredes, tuve otro gran orgasmo asì y aumente la velocidad para buscar uno màs y en ese momento se abriò la puerta de vaiven y apareciò la figura de mi hijo menorquien me veia desnuda cabalgando a su amigo (Juan no se dio cuenta porque estaba con la cxabeza hacia la puerta y por lo tanto yo de cara a la puerta), en ese momenbto estaba ya acercandome a mi orgasmo y a pesar de la sorpresa no pude parar, solo me quede mirando a mi hijo y el a mi mientras me movia gimiendo para alcanzar un nuevo placer.

Mi orgasmo llegò y de mi garganta salieron gemidos al tiempo que mi cuerpo se estremecia y vibraba de placer y sentì como ese miembro que me invadìa expulsaba su semen en mi interior haciendome sentir calor y una deliciosa humedad cuando abrì de nuevo mis ojos, mi hijo sin darme la espalda se retiraba y cerraba con cuidado la puerta; Juan no se dio por enterado de la visita sorpresiva y solo gemia mientras me decia !Te amo! !Te he deseado desde siempre!, nos levantamos del piso y fuimos a mi habitaciòn en donde me hizo de nuevo el amor.

cuando terminamos el salio del cuartyo y se recostò en un silòn en la sala mientras en mi mente se agolpaban las dudas por lo que habìa visto mi hijo.

Al dìa siguiente Juan saliò temprano de la casa con mi hijo mayor y cuando le servì el desaytuno a mi jijo menor me dijo:”Mamà no voy a decirle a nada a papà pero no vuelvas a hacerlo con mis amigos!,, el tambi`pen salio para la Universidad y de inmediato llamè a mi esposo para contarle el problema, el me dijo que nse alegraba de que me hubiera acostado con Juan y que lo de nuestro hijo lo arreglarà cuando regresra a fin de semana y que para ello le iba a explicar que somos swingers.