Primera vez con una madura y cachonda

Estando en mi casa aburrida, comencé a navegar en el Face, cuando me llegó una serie de solicitudes de amistad a granel, como unas 30, de hecho durante unos días estuve recibiendo una grn cantidad de solicitudes, algunas las rechazaba, otras las aceptaba pero no platicaba con ellas.

Una tarde, recibí la invitacion para hablar de Irene, una bella rubia de 42 años y de inmediato comencé a hablar con ella, me dijo que era lesbiana, aunque está casada, pero ya en proceso de divorcio, lamenté su situación pero me respondió que no había problema.

De repente, me lanzó la invitaciona tomar un café, la verdad no lo esperaba, pero le respondí que sí;quedamos de vernos en una hora, me pasó la direccion y le dije que ahí nos veíamos.

Llegué al sitio de la cita, pero ella no, pero al ratito arribó, era alta, muy rubia, de grandes senos, traia un pantalón de mezclilla y su blusa era sencilla pero se veia muy bien; yo, llevaba tambien una blusa con un pantalón y sandalias. nos saludamos y empezamos a platicar má cómodamente.

Pedimos café y ella me contaba su vida, le gustaban las muejres desde siempre, pero que en su familai no sabian, pero por presion se casó y así ha estado por 15 años, pero últimamente han peleado mucho y decidieron separarse, ahora están en proceso de divorcio, lo que me dijo, es liberador.

Le ofrecí un cigarrillo y me lo aceptó, la verdad se veía muy sexy fumando, ya me estaba imaginando su cuerpo desnudo en mi cama, de solo pensarlo me estaba excitando, pero me calmaba.

Yo le conté que era lesbiana (tengo 25) y me encanta el sexo, además disfrutaba mucho fumar luego de coger rico (tambien soy muy malhablada, y ella también); ante esa confesion, me dijo que le gustaba, y que le gustaría estar conmigo, de inmediato acepté la invitación.

Nios dimos un beso ligero, pgamos la cuenta y nos fuimos; le dije si íbamos a un hotel con jacuzzi (la vez pasada me quedé con las ganas), ella aceptó, y nos fuimos a ese lugar; llegamos, y en chinga nos fuimos a la habitacion.

Una vez que cerramos la puerta, comenzamos a besarnos muy rico, sus besos sabian muy rico, me encantaba tener su lengua en mi boca y yo metía la mía en la suya, mientras, nos quitabamos la ropa, la idea era quedar desnudas y una vez que no teníamos ninguna prenda, nos tiramos en la cama y comenzamos a cogernos rico.

Ella me besaba el cuello, mientras me acariciaba mi espalda, la excitación aumentaba cada vez más, yo le dije que me hiciera su puta y que me dijera todas las groserias que quisiera, y parece que le dí más vuelo, porque comenzó a mamarme las tetas muy rico, su lengua en miz pezones hacían maravillas

-Dame mas, cabrona, mámame mis putas tetas muy ricoooo, mmmmmmmmmm

-Eso hago, pendeja, me encantas toda tu!!!

Sentí una de sus manos en mi panochita, comenzó a frotarla y yo me mojaba aún másme metió dos dedos y eso hizo que me excitara aún más, gemía un chingo y ella iba bajando, sin dejar de besar mi cuerpo, hasta llegar a mi vagina, la que comenzó a chupar muy rico, sentí su lengua en mi clítoris y casi me venía, pareté su cabeza contra mi panocha caleinte, para que me mamara mejor.

Finalmente, acabé muy rico, fue un orgasmo muy cabrón, lo gocé mucho;ella subió y me besó mjuy rico, me dio sus tetas para que se las chupara y eso hice, sabían delicioso, acariciaba su espalda y sus nalgas, ella me pidió que le acariciara el culo y le metí un dedo, a ella le fascinó, seguía dedeándola y chupándole las tetas, ella se subió y me ouso su pancoha en mi cara,empecé mi trabajo de darle una mamada chingona, ya estaba mojada, y el sexo oral solamente hizo que fuera más su excitación.

Hicimos el 69, ella me dio una mamada deliciosa, y yo a ella, dedeé su culo y ella el mío, terminamos casi al mismo tiempo, estábamos cansadas pero muy satisfechas, encendimos un cigarrillo para cada quien.

-No mames, pinche mamada que me diste, qué cabrona eres, eso me gusta de tí, mmmmmmm.

-Claro que soy cabrona, cielo, tu también lo eres, me fascinaron tus tetas de puta, mmmmmmm.

-¿Sabes? tenía mucho que no cogía así, facil unos 5 años, jejejejeje.

-No mames, Irene, ¿tanto?, bueo, me da gusto que aprovecharas y me cogieras rico; ¿ te digo algo? me pareces muy sexy fumando y desnuda, mmmmmmm.

Ella me sonrió y me correspondió mi cumplido; después, nos fuimos al jacuzzi, el agua estaba muy rica, y ahi seguimos besándonos, no paraba de decirme que eramos unas putas muy calientes, y yo le dije que sí, nos abrazamos.

Desde esa tarde, nos hicimos amigas con derechos a todo, por lo menos, nos mandamos mensajes cachondos muy ricos, y nos veiamos para culearnos rico, luego les cuento otra historia con ella.