La misteriosa historia de Hogwarts

«Y Godric tomó a Rowena y se entrelazaron en un único y primoroso acto de amor, sellando sus dos almas con la magia más poderosa del mundo».

¡¡Maldita sea, esto no me sirve de nada!! Hermione Granger cerró el pesado tomo de Historia de la Magia con frustración. ¡No me lo puedo creer! Había llegado el día que más temía: la biblioteca de Hogwarts la había fallado. Se había pasado horas consultando sin éxito los otrora informativos volúmenes, pues no había encontrado ni una sola mención a lo que andaba buscando. ¡Ni la referencia más vaga! Si la mayor fuente de sabiduría que conocía no era capaz de resolver sus preguntas, ¿dónde podría buscar? Todo su mundo se venía abajo.

Y todo por culpa de la petarda de Panty Patkinson, pensó con amargura El día anterior la cruel muchacha de la Casa Slytherin había hecho una broma humillándola delante de todo el Gran Comedor. Sus amigos corrieron a defenderla, pero el daño ya estaba hecho y su reputación manchada. Había sido durante el banquete de bienvenida de su sexto año*, en el que el Profesor Dumbledore les había anunciado una cosa maravillosa: el Torneo de los Tres Magos volvería a realizarse de nuevo. Habían pasado más de cien años desde el último así que iba a ser el acontecimiento del siglo. Hermione había comentado ilusionada que representantes de las escuelas mágicas de Beauxbutons y Durmstrang acudirían para enfrentarse a las terroríficas pruebas, a lo que Patty había comentado, con su venenosa voz: “No estés tan ilusionada que no te van ni a mirar. ¿Qué vas a hacer con los chicos de Durmstrang? ¿Leerles un libro?”. Esa chica parecía haber nacido para escuchar conversaciones ajenas. El Gran Comedor porrumpió en una sonora carcajada, en la que estaban incluidos algunos de los alumnos de su propia casa, y Hermione abandonó corriendo el salón con la cara roja y lágrimas en los ojos.

Como no era la primera humillación en su vida, al día siguiente estaba con el ánimo resuelto, dispuesta a no volver a dejar que nadie la avergonzase. Se había saltado el desayuno ante la atónita mirada de sus amigos, yendo rauda a la biblioteca. “¡Es el primer día, Hermione, no tenemos deberes” había dicho Ron. No obstante, aunque no hubiera tenido la necesidad de buscar información, no habría tardado en acudir a ese sitio, su favorito dentro del castillo. El olor a cuero viejo, el suave rasgueo de las plumas sobre los pergaminos, el placer de recorrer sus polvorientas páginas, repletas de secretos… Todas esas cosadas, sumadas a la increíble cantidad de conocimiento que atesoraban, hacían que Hermione amase los libros, cosa que nunca nadie pareció entender. Y a pesar de todo, la habían fallado. No esperaba encontrar nada claro en la hora del desayuno, así que volvió por la tarde y el esfuerzo fue igual de inútil. La noche estaba ya entrada y la biblioteca estaba a punto de cerrar. Quizá… No, debía darse por vencida.

Abandonó la bilioteca abatida, conteniendo sin mucho éxito su frustración. Tendría que comerse la vergüenza y preguntarle a sus compañeras de habitación. Tenía que saber lo que era realmente el sexo, o mejor dicho, por qué todo el mundo parecía tan ansioso en torno a él. Conocía la mecánica, por supuesto, ya que lo había estudiado en su anterior colegio. El hombre fecunda a la mujer introduciéndole sus miembro viril. Lo que no entendía es qué había de especial en eso. Sabía que el acto en sí daba placer, ¿pero tanto? No podía creerlo. Necesitaba una confirmación, necesitaba pruebas.

Hermione era la persona más inteligente del castillo, quitando a Dumbledore, pero tenía muchas asignaturas pendientes. Esta era una de ellas. Sabía, no obstante, que los demás alumnos no eran como ella. Harry y Ron se cuidaban de no hablar de estos temas en su presencia, cosa que generalmente agradecía. Ahora no tanto, pues ambos dos habían tenido novias y seguro que también relaciones. Podrían haber sido de ayuda. Las chicas de su curso la respetaban, pero no la incluían nunca en sus planes ni en sus conversaciones. La veían como una empollona y, peor aún, como la amiga de Harry Potter. Él era la persona más popular de la escuela y eso hacía la vida un poco difícil a sus amigos, que siempre quedaban opacados.

La única amiga de verdad que tenía era Ginny, pero ella era un curso inferior y tenía su propio grupo, su novio y sus cosas. No se sentía cómoda preguntándole algo tan privado. Además, ella era menor y preguntarle hubiera sido humillante. ¿No debería ser Ginny la que le preguntase a ella? Pero claro, las tornas habían cambiado y era la chica joven la que tenía la experiencia y la mayor, las preguntas. Más aún, ¿y si no fuera capaz de guardar su secreto? ¿Y si se enteraban Harry y Ron? O peor, ¿y si se enteraban el resto de alumnos? No podía correr ese riesgo. Intentaría preguntárselo discretamente a sus compañeras o quizá, inmiscuirse en sus conversaciones para aprender.

En eso estaba cuando llegó al baño de chicas del tercer piso. No había estado prestando atención a sus pasos, sumida como estaba en sus cavilaciones. No le vendría mal refrescarse un poco la cara, así que entró. Sonrió con nostalgia recordando el incidente del troll en su primer curso. Había sido entonces cuando su amistad con Harry y Ron se había cimentado. Estaba intentando desencresparse el pelo, especialmente enmarañado aquel día, cuando notó que algo la traspasaba. Un fantasma con un antiguo uniforme de tono verdusco se encontraba a su lado, ofreciéndole una sonrisa insufrible.

—¡Myrtle! ¡Te he dicho mil veces que no hagas eso! —gritó Hermione.

—¿Qué pasa? Pensé que no te vendría mal que alguien te atravesase de vez en cuando…

—¿Qué se supone que quiéres decir con eso?

—Nada, nada, no te asustes.

—¿Asustarme yo? ¡Aquí el susto eres tú, que para eso eres un fantasma!

—¡Niña idiota! ¡Cómo te atreves a decirme eso! ¡Habrase visto! ¡¡Me las vas a pagar!!

Hermione salió atropellada del baño y echó a correr a toda velocidad por el pasillo. Desde el principio su relación con Myrtle había sido mala y esta vez la había ofendido de verdad. Ella era muy susceptible con su condición de fantasma, aunque extrañamente adoraba hablar de su propia muerte. Iba a ser difícil darle esquinazo a una persona que podía atravesar paredes. Myrtle no era peligrosa, pero si muy pesada y no iba a dejarla en paz hasta que se disculpase, cosa que ella no quería hacer. Torció al siguiente pasillo y antes de que Myrtle la alcanzara, se echó a sí misma un hechizo desilusionador. No era tan efectivo como la capa de invisibilidad de Harry, pero la ocultaría lo suficiente como para que Myrtle la perdiera de vista. Pasó a su lado segundos después, refunfuñando ella sola:

—¿Asustar yo? ¡La que asusta es ella con esa cara de amargada!

Hermione enrojeció tanto que por un momento pensó que se rompería su hechizo. Una cosa es que se rieran los demás, ¿pero Myrtle? ¿Un fantasma que había muerto durante una pataleta de adolescente? La furia se agolpó en su rostro. Eso no lo iba a permitir. Volvería a la biblioteca y encontraría algún manual que contestase a sus preguntas. El mundo muggle estaba repleto de libros y películas sobre sexo, ella lo sabía por el tiempo que pasaba con sus padres en verano, así que en el mundo mágico no podía haber menos. No podía ser que hubiera tan poca información sobre el tema.

Lo conseguiría, dominaría esa asignatura. Y cuando lo hiciera, dejaría de ser Hermione la empollona, siempre encorvada por el peso de una mochila de libros. Se convertiría en el objeto de deseo de todo Hogwarts.

Volvió a la biblioteca, que tenía las luces apagadas. Forzó la entrada con su varita y abrió la puerta con cuidado en busca de la Señora Pince. Como la pillase la bibliotecaria estaría metida en un buen lío. Parecía que no había nadie así que se dirigió a los estantes. Con la varita fue iluminando los volúmenes. Muchos de ellos ya los había consultado alguna vez. No, estos no le servirían, en ninguno de ellos había encontrado la más mínima referencia. Hasta que se le ocurrió… ¡Claro! ¡la Sección Prohibida! No había contemplado la posibilidad porque esa tarde pensó que le costaría mucho menos encontrar lo que buscaba.

La Sección Prohibida era uno de los sitios más restringidos de Hogwarts, aunque su acceso se encontraba allí mismo, al lado de la biblioteca normal y separada por un cordón. De día la vigilaba la bibliotecaria y solo se podía entrar con el permiso expreso de un profesor. Claro está, allí no había nadie para impedírselo. Entro a ese pasillo y contemplo las decenas de manuscritos, aún más polvorientos que los demás que había consultado. Aquellos libros contenían magia oscura y por eso los alumnos tenían vetado su uso. Los volúmenes le daban mala espina, pero también eran una fuente de conocimiento que nunca había abordado, así que fue paseándose, sacando de cuando en cuando algún libro de su sitio. Uno de ellos se quedó adherido a su mano cuando lo cogió y tuvo que hacer un contrahechizo para librarse.

Sin saberlo, había elegido el libro que contestaría a todas sus preguntas. Leyó su título “El tercer ojo” y en seguida le llamó la atención la foto de su portada, un humano con alas de águila y lo que parecía… un pene monstruoso. Lo abrió con el pulso latiéndole a mil por hora y un rápido vistazo la confirmó que ese era el libro que había estado todo el día buscando. Lo cerró, dispuesta a investigarlo a fondo, no sin darse cuenta de que con el forcejeo del maleficio, una pequeña libretita negra se había caído del estante. La hojeó curiosa y encontró que sus páginas estaban en blanco. Bueno, me servirá para tomar notas, me he quedado sin pergamino. La Señora Pince se moriría si supiera que iba a utilizar uno de sus preciados libros para escribir en él.

Se sentó en una mesa y empezó a leerlo. No cabía duda de que era un poderoso manual de magia oscura. Pasó ante cientos de hechizos sexuales que iban desde aumentar la potencia sexual, el tamaño de los atributos, técnicas anticonceptivas… Pronto se dio cuenta de lo equivocada que estaba. De primeras, había un montón de información, lo que indicaba que el sexo no era un asunto menor como había pensado. Tomó nota de todo ello. A juzgar por lo que decía el libro, era uno de los motores de la sociedad y del ser humano.

También tuvo que reconocer el error de que había sobrestimado la cantidad de prácticas relacionadas con el tema. Ella había supuesto que se circunscribía a la penetración. No obstante, leyó sobre un montón de sexualidades diferentes. Había gente que se tranformaba total o parcialmente en ánimales para la cópula. Se sorprendió porque algunos consideraban el olor como un ingrediente de gran atractivo sexual. También encontró descripciones y dibujos de artilugios que por su forma ya se imaginaba como se utilizarían… Incluso había algo que nunca habría imaginado… Había todo una categoría para los brujos que disfrutaban de los fluidos… hasta de la orina. Todo eso la asqueaba un poco, pero como había hecho con la anterior, fue apuntando en su libreta lo más destacable.

Descubrió que había un denominador común en muchas de esas prácticas. Independientemente de si fuera un mago o una bruja la que los realizase, solía estar presente un componente de dominación sexual. Era una de las filias más repetidas y había toda una variopinta selección de embrujos para lograr que la bruja o mago se convirtiese en tu propio esclavo sexual. Hermione que era una firme defensora de los derechos de los elfos domésticos no se interesó por estas relaciones que consideraba amorales. No obstante, había un hechizo que destacaba entre los demás.

EMBRUJO DEL FLAGELLUM

Una poderosa magia antigua que servirá los más oscuros propósitos de los magos ambiciosos. Tan sencillo de utilizar como potente su efecto. Realízalo apuntando sobre una parte del cuerpo y cada vez que esta sea revelada, la persona que la vea se convertirá automáticamente en tu esclavo sexual. El efecto dura 24h y durante ese tiempo la persona hechizada obedecerá todas y cada una de tus órdenes. Al día siguiente no recordará absolutamente nada. Los efectos se pueden acumular y al cabo de una semana continua de sumisión, se convirtien en permantentes. Se aconseja utilizar una parte del cuerpo poco visible, pues la sobreutilización puede conllevar efectos secundarios.

Hermione leyó la descripción estupefacta, junto con la descripción del movimiento de varita que debía hacerse y las palabras que debían pronunciarse. ¿Y sí…? No, no podría. ¿Pero, qué haría entonces? Había descubierto que este mundo era mucho más amplio de lo que creía. Necesitaba practicar, la teoría sola no bastaba. Un esclavo le ayudaría a todo ello y además no recordaría nada… Los efectos no eran irreversibles… Sí, lo haría. ¿Por qué no?

Alzó su varita, memorizando las palabras e inició el complejo movimiento del hechizo. Pronunció “Flagellum esse” y apuntó a su rodilla, una parte de su anatomía que consideraba inocua, justo en el mismo momento en el que oyó el estridente sonido del bufido de un gato. ¡La señora Norris! pensó, mientras la varita se le escurría de sus manos y caía en su zapato. Se agachó a toda prisa, cogió la varita y volvió a realizar el maleficio. No podían pillarla, no con ese libro, así que tenía que hacerlo rápido. Recogió sus cosas, llevándose la libreta en la que había tomado notas, y devolvió el libro a su estante. Se hizo un encantamiento desilusionador para salir sin ser vista, por si acaso el conserje andaba merodeando por allí, y se dirigió a la Torre Gryffindor.

Una vez tumbada en la cama, se encontraba feliz y radiante, a pesar de que solo quedaban un par de horas para levantarse. Había conseguido averiguar lo que quería y ahora posiblemente sabía más del tema que sus propios compañeros. No solo eso, sino que habia realizado un maleficio que la ayudaría a practicar para dominar el tema. Y mejor aún, se había saltado las normas. Ella sola, sin ayuda de Harry y Ron. Se durmió con una sonrisa ilusionada y la cabeza llena de mil y una posibilidades.

A la mañana siguiente se reunió con sus compañeros en el Gran Comedor. Le preguntaron que dónde se había metido el día anterior y ella respondió que en la biblioteca, restándole importancia. Verdaderamente, tampoco era tan raro. Ron hizo un par de chistes sobre el tema, pero en seguida su tema de conversación volvió a lo que era la comidilla de todo el castillo: el Torneo de los Tres Magos. Harry y Ron discutieron sobre quiénes serían elegidos los campeones de Hogwarts. Ellos no podían participar puesto que solo los alumnos del último año podían hacerlo. Dumbledore les había asegurado que habría un complejo sistema de magia para evitar que los alumnos jóvenes pudieran saltarse el protocolo. Parecían muy emocionados, pero Hermione apenas les escuchaba.

La noche anterior no había contemplado que tenía que elegir a una persona para probar su hechizo. Le empezó a dar vueltas en la cabeza, considerando los posibles candidatos. Tenía que ser una persona de su confianza, por si acaso algo iba mal, pero no tanto porque no quería herir sus sentimientos, aunque el libro aseguraba que no recordarían nada al día siguiente. Harry y Ron quedaban descartados por ese motivo, porque eran demasiado importantes para ella.

Dejaron el Gran Comedor y se dirigieron a las mazmorras, la morada del odiado Profesor Snape. Este año impartiría las lecciones de Defensa contra las Artes Oscuras, para disgusto de todo el mundo menos de Snape y sus adláteres de Slytherin. La asignatura de Pociones la impartía un viejo profesor amigo de Dumbledore. Habían tenido clase con él el día anterior y todos coincidieron en que jamás se habían sentido tan agusto en las mazmorras. Hoy, sin embargo, era su primera clase con Snape y la calidez que habían sentido se esfumaría como un encantamiento desvanecedor.

Snape aprovechó la clase para dedicarse a su afición favorita: menospreciar a los Gryffindor, en especial a Neville y a Harry. Harry era obvio, su rivalidad venía de antiguo, mucho antes de que el niño que sobrevivió llegara a este colegio. Snape había sufrido malos tratos por parte de James, el padre de Harry, que había sido un joven inconsciente. Ese odio había traspasado las generaciones y en el aula era tan evidente que casi podía vislumbrarse en el ambiente. En cuanto a Neville, nadie sabía por qué lo martirizaba tanto el despreciable profesor. Sí, era un chico más bien inútil, pero tenía un gran corazón. Cuando no le presionaban, podía ser incluso un mago competetente. El problema del chico era la inseguridad y Snape se aprovechaba de ello.

Harry aguantó con estoicismo las palabras en forma de dardos venenosos, acostumbrado a lidiar con una imagen que muchas veces le convertía en el blanco de las bromas y las críticas, pero Neville se derrumbó, no pudo aguantar la presión. Harry respondió en su ayuda, contestando de forma irrespetuosa al profesor. Él sonrío pues es lo que quería. La mayoría de las clases se resumían en un tira y afloja entre Snape y los alumnos; él los provocaba para que se rebelasen y así poder castigarlos. Eso mismo hizo y tanto Harry como Neville recibieron la tarea extra de hacer sendas redacciones. Snape en su acostumbrada equitatividad, había castigado a Harry y a Neville por igual, aunque este último realmente no había hecho nada.

El resto del día transcurrió con normalidad, con Harry criticando a Snape a cada rato y comentando lo injusto de su actitud. Generalmente Hermione le habría consolado, pero seguía pensativa, dilucidando quién podría ser la víctima de su maleficio. Desde luego, una cosa era realizarlo y otra llevarlo a cabo. Dudaba que pudiera hacerlo.

Ya de noche se encontraba en la sala común de Gryffindor, poniendo en limpio las notas que había tomado en las clases de ese día. Harry y Ron se habian marchado hace un rato y en la sala solo quedaba Neville, enfrascado en la redacción con la que lo habían castigado. En ese momento, bajo el titileo del crepitante fuego, vio resueltas todas sus preocupaciones. Neville, el pobre Neville. ¿Quién podía ajustarse a sus exigencias mejor que él? Era de su confianza y también muy tímido, así que lograría manipularle de alguna forma si algo salía mal. Con un remordimiento de conciencia, recogió su media, exhibiendo su rodilla izquierda, la fuente de los deseos según la descripción del hechizo.

—Neville, ¿sabes qué hora es? —preguntó dirigiéndose al joven y asegurándose de que viera su rodilla desnuda.

—Queda una hora para anochecer —dijo el chico.

Qué extraño, estaba segura de que el muchacho le había visto la rodilla pero no había reaccionado como esperaba. ¿Quizá hacia falta tiempo? Rebuscó entre su mochila para sacar la libreta en la que había apuntado sus notas. ¿Qué demonios? Estaba completamente vacía y eso que recordaba haber llenado varias páginas. Recorrió toda su extensión y no encontró ni la más pequeña mota de tinta. Ni siquiera tenía título ni estaba firmada. Estaba a punto de meterla en la mochila cuando vio como aparecían unas finas letras por arte de magia.

Enséñale tus pies.

¿Cómo? Esto debía de ser una broma. Una libreta… la estaba hablando. Y lo más extraño de todo, pedía que se descalzara. No sabía lo que estaba pasando. Quizá se había quedado dormida y estaba delirando en sueños.

Enséñale tus pies al chico.

Aquello era todavía más extraño. Quien quiera que controlase esa libreta, que tenía toda la pinta de ser un objeto de magia negra o por lo menos de mal gusto, estaba ahí, mirándoles, pues de otro modo era imposible que supiera lo que había intentado a hacer con Neville. ¿Pero quién o qué era?

El maleficio no ha salido como tú te crees.

Enséñale tus pies.

Vale, esto confirmaba sus sospechas. No recordaba que hubiera nadie en la biblioteca, ¿o sí? ¿Quién podía ser el que había descubierto sus secretos y estaba intentando engañarla con la libreta? La gata de Filch había aparecido justo antes de irse… Pero el conserje no podía ser, él era squib, jamás hubiera podido hechizar esa libreta. Con un escalofrío en la espalda Hermione pensó que tampoco iba a pasar nada por cumplir lo que se le pedía. ¿Qué podía salir mal? Si eso lo había hecho alguien para burlarse de ella, bueno, solo la verían descalza.

Siguiendo el impulso, se quitó un zapato. Apretó con energía su pie a través de la media para desentumecerlo. Los uniformes de Hogwarts tenían mucha clase, pero eran un engorro. Los alumnos solo se los quitaban para dormir y casi nunca utilizaban ropa muggle. Para Hermione eso suponía que se pasaba casi todo el día con capa, falda, medias y esos zapatos sofocantes. Que sus pies estuvieran todo el día encerrados hacían que le doliesen cuando se quitaba los zapatos, y también, para su vergüenza, que oliesen un poco. Se quitó la media de lana, haciéndola una bola, y alzó el pie, estirando los deditos. Tenía unos pies pequeños, muy blancos, pues nunca tomaba el sol. Uñas impecables y cierta pátina de sudor por haber estado todo el día encerrados. Para Hermione tener sus pies desnudos le causaba mucha libertad y disfrutaba todos los días del momento en el que se descalzaba para meterse en la cama.

—Neville, una hora has dicho, ¿no? —dijo Hermione, exhibiendo esta vez su pie.

—Sí, Hermio…

El chico se puso pálido antes de acabar la palabra. Sus labios formaron una o perfecta y sus ojos se desorbitaron tanto que parecían que iban a salirse de sus cuencas.

—Neville, levántate —dijo Hermione, probando su recién adquirido poder.

Neville inmediatamente se levantó. Sí, eso era, el hechizo había hecho efecto. Sin embargo, no se esperaba el resultado. Se había imaginado que el esclavo actuaría como uno de esos robots que había visto en la tele muggle, mas era más bien como un autómata, su cuerpo cumplía las órdenes pero el auténtico Neville seguía dentro, encerrado, como mero observador.

—Neville, ¿estás bien?

—De pronto estoy muy cachondo, Hermione —dijo con una voz atiplada y nerviosa.

—¿Por qué?

—Tus pies…

—¿Qué les pasa?

—Quiero besarlos.

—¿Cómo?

—Por favor, quiero besarlos —dijo con los ojos brillantes, pero sin moverse un ápice.

—Ven.

Neville se acercó titubeante, pero con sus ojos todavía centrados en su pie desnudo. Se arrodilló, poniéndose a su altura y posó sus labios en la parte superior, en un cálido beso. Por la forma en la que miraba y trataba sus pies parecía una madre contemplando a su hijo recién nacido. Neville empezó a besar su planta, sus deditos, su empiene… Colmó de besos toda la superficie de esa parte de anatomía que nunca pensó que fuera tan excitante. De hecho… Era algo raro para Hermione. Sentía en cierta manera el control que tenía sobre el muchacho, y eso la excitaba. Eso es lo que quería, ¿no? Que la deseasen como a las demás chicas. Pero también notaba placer… La experiencia trascendía más allá de lo psicológico y entraba en el terreno de lo físico.

Alzó la otra pierna que Neville descalzó obediente. La desvistió con cuidado dejando que poco a poco su media fuera revelando su blanca piel. Cuando liberó su pies, le dedicó las mismas atenciones, con la misma pasión inaudita en él. Puede que Neville fuera un chico torpe, pero ahí se estaba luciendo. Con las manos masajeaba su talón mientras que con los labios besaba cada centímetro de sus pies, cada poro de su piel.

Movida por el instinto, Hermione llevó su dedo pulgar a la boca del chico, haciendo presión para introducirlo. Neville obediente abrió la boca y dejó que el dedo lo llenara. Dios, aquello era aún mejor. Sentía la saliva en su pies, frío y calor a la vez, y cada roce de sus dientes hacía que diera un respingo de placer. Empezó a sentir un fuerte calor en su sexo y supo, aun sin verse, que estaba roja como un tomate. Acarició tímidamente su pubis, una zona que tenía completamente inexplorada, mientras el chico pasaba de chupar el dedo gordo a los demás deditos.

El cariño con el que lo hacía era el mismo que con los besos de antes. Más que cariño, devoción. Había un brillo especial en su mirada, una cara de satisfacción plena, y tenía los mofletes rojos, tan alterado o más que ella. Pronto fue más aventurado con sus intenciones, más intrépido con su lengua. De las suaves caricias pasó a lametones más pronunciados, que le provocaron un placer electrizante. Había una parte en concreto que alteraba todo su ser cada vez que la lengua del chaval la tocaba. Era la zona justo debajo de sus deditos y espasmos de placer la inundaban con cada caricia.

Justo cuando Neville estaba imprimiendo un ritmo salvaje a sus lametones, manchando de saliva tanto a su cara como a sus pies, Hermione los retiró, echándose para atrás. Apartó sus pies y Neville puso un mohín de tristeza. Ambos se miraron acalorados, sudando y con la cara completamente roja, aunque la de Neville estaba empapada.

—Neville, vete a tu cuarto… y olvida todo esto —dijo Hermione, con un hilillo de voz.

Neville se levantó y sin dirigir ni una palabra, fue hacia la puerta. Ni siquiera recogió sus cosas, que se habían quedado en una mesa cercana. Hermione se echó las manos a la cabeza, con el corazón todavía clavándose en su pecho con cada latido. ¿Qué acabo de hacer? Se dijo a sí misma. Quería experimentar que era el sexo, pero no estaba segura de que aquello fuese lo normal… ¿O sí? Se había sentido excitada de una forma que nunca había vivido antes. La sensación era como recibir diez Extraordinarios en sus TIMOs. No, mejor, mucho mejor. Había sentido un picor que todavía la llamaba a acariciarse el pubis… La plenitud que había notado ante la actitud servil de Neville. ¿Aquello tenía explicación?

Y lo más raro, ¿por qué los pies? ¿Qué tenían esa parte de su cuerpo que despertaba tanta devoción en Neville? No estaba segura de que aquello se deviera solo al hechizo; la mirada de Neville revelaba que aquello lo afectaba a niveles profundos de su ser. Y el hechizo, ¿cómo había hecho efecto? ¿Cómo se había vinculado su pie en vez de su rodilla, como había querido en un principio? Muchas preguntas se agolpaban en su ser y su parte analítica se antepuso a la pasional. Pregunta a pregunta, Hermione. Sí, no podría resolver todo de golpe, aquello era un puzzle que debía encajar pieza a pieza.

Había una pregunta, la más importante, que todavía no se había formulado. Abrió la libreta y con mano temblorosa escribió en el medio de una de sus páginas. No sabía si funcionaría, pero algo le decía que sí.

—¿Quién eres?

Soy Tom Riddle.

[*] Este relato se ubica en el universo de Harry Potter, pero eso no quiere decir que vaya a seguir al pie de la letra el canon. En este mundo el Torneo de los Tres Magos se produce en el sexto año, Lucius Malfoy nunca tuvo posesión del diario de Tom Riddle y Voldemort no resucitó en el Cementerio. Si buscáis historias que sigan fielmente las novelas originales, seguro que encontráis multitud de relatos en esta página.

Saludos.