Con el padre de mi mejor amigo

Nunca me había imaginado aquel viraje que iba a tomar mi tranquila vida a la edad de diecisiete años, ni mucho menos imaginé lo que iba a vivir en aquel momento y como iba a cambiar mi vida tan drásticamente tanto en lo sentimental como en lo emocional. Pero debo introducir antes un poco de cómo llegué a esta situación.

Me llamo Pedro tengo casi dieciocho años , soy un chico bastante fibrado, alto, buen cuerpo , guapo y sobre todo me dicen que tengo un culo espectacular, las chicas siempre están detrás de mí, pero sinceramente siempre he tirado más hacia los chicos, no estoy completamente definido en ese aspecto, solo he tenido relaciones con algunas chicas , pero creo que me dan mucho morbo los chicos.

Por otro lado, lo que os voy a contar tiene relación con mi amigo Fede. Él es mi amigo desde que éramos pequeños, todo lo hacemos juntos, íbamos a la ESO a la misma clase, después empezamos la universidad juntos, estábamos apuntados al mismo gimnasio y jugábamos en el mismo equipo de fútbol. Éramos como hermanos, tanto que nuestras familias se habían conocido por esta razón y hacían quedadas, cenas, viajes e incluso pasamos algún verano juntos.

Fede era un chico muy másculino, moreno, bastante vello y una barbita muy bien cuidada, sus pectorales velludos, su vientre duro y sus piernas y brazos musculados lo hacían todo un tiarrón. La verdad que me fijaba mucho en él, me sentía agusto observándolo, sobre todo en tantos momentos como nos habíamos desnudado uno junto al otro. Pero Fede era todo un ligón y casi siempre estaba rodeado de alguna chica que hacía que nuestro tiempo juntos fuera cada vez más escaso, pero eso nunca fue una traba para nuestra fuerte amistad.

Bueno y ahora que ya os he contado un poco sobre mi y mi amigo, debería introduciros también un poco en nuestras familias. Yo soy el primero de dos hijos, luego está mi hermana Laura más pequeña y mis padres son Ana y José, tienen sobre los cuarenta y tantos años , son muy abiertos y agradables y siempre están encima de nosotros preocupándose por todo. Respecto a la familia de Fede, también son dos hermanos , el es el pequeño y su hermano Luis tiene dos añosas que el, osea que unos 20 años, sus padres son Sergio y Eva y son muy sociables y modernos, tanto mis padres , como los de Fede, nos quieren a ambos mucho y siempre se desviven por ofrecernos todo lo que pueden, Fede y yo hemos pasado temporadas uno en casa del otro sin problemas.

Y ahora sí paso a contaros , aquello que trastocó toda mi sencilla y tranquila vida. Era Verano por aquel entonces, Fede y yo estábamos en una cabaña de monte que habían alquilado sus padres en un maravilloso paraje entre montañas por donde pasaba un río tremendamente frío. No estaba muy lejos de donde vivíamos, pero lo suficiente como para cambiar espectacularmente las vistas. Todo iba genial tanto por nosotros como con sus padres, yo encantado de pasar unos días junto a Fede y sus padres de disfrutar unas merecidas vacaciones.

Eva, la madre de mi amigo, solo tenía una semana de vacaciones, por lo que la siguiente la íbamos a pasar tan solo Fede, Sergio su padre y yo, ya que Luis había preferido quedarse en la ciudad de fiestuqui con sus amigos. Todo era perfecto, yo disfrutaba junto a mi gran amigo de nuestros baños en las aguas transparentes de aquel río observando su cuerpo perfecto , húmedo, moreno, durmiendo juntos y disfrutando de sus espectaculares erecciones matutinas que a veces notaba rozando en mi trasero y me ponía a mil. Pero mi historia empezó cuando Eva se marchó a trabajar y nos dejó a solas.

Sergio era un hombre fuerte, grande, robusto, muy cuidado y guapo como su hijo. Hasta aquel día siempre que habíamos coincidido bañándonos en el río, él siempre estuvo al lado de su mujer y nunca se arrimo a nosotros, pero como Eva ya no estaba empezó a estar mucho más tiempo a nuestro lado. Ese día estábamos bañándonos, Sergio utilizaba un bañador slip que le paraba fenomenal, realzaba su vientre y sus glúteos duros, estábamos jugueteando con un balón y era normal echarse uno encima del otro y abrazarnos para intentar quitarnos el balón, estábamos pasándolo muy bien, pero en un momento dado en que Sergio el padre de mi amigo se abrazo a mi para robarme el balón, pude notar su paquete completamente duro y erecto acariciando mi trasero, no le di ninguna importancia, pero ese mismo juego se repitió algunas otras veces notando incluso como llego a acariciar mis genitales con una de sus manos descaradamente.

Desde luego yo no dije nada, me calle completamente y seguí como si no hubiera sucedido nada. El día transcurría normal, comimos una torra que preparamos y después nos fuimos a descansar un rato. Esa tarde Fede se quedó dormido en el sofá, yo me fui a la habitación, pero antes pase por el baño de arriba a hacer un piso, no cerré la puerta y de pronto se abrió de golpe….

– huyyyyy……disculpa Pedro, pensaba que no había nadie. ¿ Te importa que pase a ducharme?

– no….nooo…para nada.

– ok….somos hombres ¿ Verdad?. No hay nada que esconder.

– claro que no Sergio.

Al padre de Fede le costó dos segundos para quitarse el bañador y quedarse completamente en pelotas delante de mí. Creo que me sonroje un poco, me sacudí la polla mirando el pollón que le colgaba a Sergio y cuando me la guardé e hice intención de salir y despedirme….

– eyyyyy. ….Pedro . ¿ Tú no te duchas?

– ¿ Ahora?

– no sabes cómo duermes la siesta de relajado después de una ducha.

– siiiii…siempre me he duchado por la tarde o por la noche.

– pues deberías probarlo.

– lo probaré seguro algún día Sergio.

– y porque no aprovechas ahora.

– ¿ Ahoraaaaa?

– si hombre…..jajajaja…..te dejo un hueco….nos conocemos de toda la vida.

– yaaaaaa….peroooo.

– ¿te da vergüenza?

– no….noooo…no es eso

– anda ven y veras.

Sergio me corrió la mampara de la ducha invitándome a pasar, yo dude un rato, pero no pude reprimir el morbazo de ducharme junto al padre de mi amigo. Por mi mente pasó el tremendo cipote que había rozado mis nalgas en el río y como su mano había agarrado mi polla bajo el agua, pensé que era toda una invitación sexual por parte de Sergio y desde luego no podía decir que no sintiera atraído por aquella idea.

Sergio me miraba fijamente mientras me quitaba el bañador y me sonreía pícaramente, después pase dentro y cerró la mampara….

– espera que regulo el agua que no esté ni fría ni caliente ¿ Vale?

– biennnn….me parece genial.

– te veo nervioso Pedro.

– no se un poco, nunca te había visto desnudo y los dos en la ducha.

– tranquilo hombre, con mi hijo también lo hago.

– ¿ah sí?

– claroooo….

– yo nunca vi a mi padre desnudo.

– buenooo…cada familia es un mundo respecto a esto.

– bueno , ya veo que tú eres muy liberal Sergio.

– buenoooo….verás el cuerpo y el sexo está para disfrutarlo y no esconderlo.¿ Cómo me ves tú?

– ¿ A qué te refieres?

-. ¿Mi cuerpo?

– ahhhhh…..bueno veo que te cuidas.

– siiiiii….mucho. Tu tienes un cuerpo precioso.

– nooooo….pero gracias.

– bueno esto ya está , quieres que te tire agua.

– bien.

Sergio me acerco el teléfono de la ducha sobre mi espalda y empezó a regar mi cuerpo, después me lo puso por la cabeza y alze los brazos para restregar mi pelo, una vez mojado , vi como Sergio se mojaba su cuerpo, como el agua se deslizaba por su piel tersa y fibrada, dándole un tono mucho más moreno y brillante, tenía los ojos cerrados y el chorro de agua se deslizaba desde su cabeza, pasando por su cara , después por su pecho velludo y duro , para después deslizarse por su pene formando una cascada de agua que caía sobre el plato de ducha.

Sergio abrió los ojos y paró el agua…

– ¿ Qué miras?

– yo….yo…nada.

– jajaja…me mirabas el pene, te he visto.

– ¿ Yoooo? . No que va.

– Tranquilo tío no pasa nada, es normal observarse entre tíos.

– bueno la verdad he visto muchas pollas en los vestuarios y todas son distintas .

– tienes razón, ¿bueno nos enjabonamos o qué?

– si , es verdad.

Sergio me echó un chorretón de gel en mis

manos, y luego en las suyas, los dos nos frotabamos los cuerpos con energía, yo no podía parar de observar el cuerpo espumoso del papá de mi amigo junto a mi. Sergio se agachó a frotarse los tobillos y su trasero golpeó sobre el mío, por primera vez nos tocamos piel con piel, mi vello se erizó y casi que mi polla lo hizo también, se puso muy morcillona e intente quitar de mis pensamientos imágenes lujuriosas con aquel hombre que tenía a mi lado, pero fue completamente imposible.

Yo me di la vuelta, mi pene se había puesto contento y me daba vergüenza que el padre de Fede se diera cuenta de mi excitación, de pronto oí su voz…..

– ¿Pedro qué tal si me frotas la espalda no llegó muy bien?

– Bueno , espera….

Me volví a dar la vuelta, Sergio se apoyó sobre la pared, cogí el gel y puse una pequeña cantidad en mis manos, luego las puse sobre su espalda y empecé a masajear con delicadeza. Note como Sergio se estremeció a mi contacto, la espuma empezó a brotar y caer por las nalgas del papá de mi amigo, mis manos no dejaron de frotar y unos pequeños suspiros y gemidos salieron de la boca de Sergio. Tenía unas ganas tremendas de masajear los glúteos, pero me daba muchísima vergüenza intentarlo, así que cuando vi que ya estaba bien se lo di a entender…

– bueno Sergio ya está.

– vaya…..gracias..ha sido un gustazo.

– de nada.

– ¿quieres que te frote yo a ti?

– bueno si no te importa.

– claro que no.

Me giré de inmediato mi polla seguía dura como la piedra, note como Sergio se echaba gel en sus manos y como después las posaba sobre mis hombros, después empezó a acariciar mi piel suavemente, más que frotar, me acariciaba y sobaba, mi polla no podía desincharse en esas circunstancias desde luego y más aún cuando de repente las manos de Sergio sin ningún problema se posaron sobre mis nalgas y empezó a masajearla en círculos. Sus manos grandes estrujaban mis cachetes y sus dedos se introducían por la raja de mi trasero, empecé a gemir intentando acallar mis suspiros, pero el se dio cuenta de inmediato, cosa que sirvió para envalentonarse y continuar su juego. El padre de Fede empezó a jugar con uno de sus dedos sobre mi ano, pegue un respingo de placer y sorpresa este me abrazo con su brazo por mi cuello y puso su boca sobre mi cuello, notaba su respiración agitada mientras seguía acariciando mi ano que notaba como se abría cada vez que este lo tocaba con la llena de su dedo….

– siiiii…..tranquilo…..déjate llevar.

-No se…..no estoy seguro.

– no te voy a hacer daño.

– lo se.

– relájate y cierra los ojos.

Sergio agarró mi polla con una de sus manos y empezó a masajearla suavemente entre sus dedos, mi prepucio salió de entre mi pellejo y este lo acarició con la llena de su dedo, empecé a gemir de placer……ummmmm, ummmmm, ohhhhh….ohhhhhh….en ese momento el dedo que tenía en mi culo se metió más profundamente, me hizo un poco de daño y pegue un pequeño quejido, pero enseguida el placer del pajote que me estaba haciendo lo aplacó, su boca seguía en mi cuello , pegado a él , suspirando , gimiendo y comiéndole y chupándole con su lengua caliente.

Después de unos minutos, Sergio ya me había penetrado el culo con su dedo y había empezado a meterlo y sacarlo de mi trasero con delicadeza, su mano presionaba mi falo y lo masturbaba con más contundencia, nuestros gemidos y jadeos de placer se entrecruzaron y entonces Sergio pego su cuerpo a mí, su espalda contra la mía y su polla empezó a restregarse por mis nalgas como si me follara, pero en realidad era su dedo el que lo hacía.

Después de unos minutos más yo ya no podía más, le advertí a Sergio que me iba a correr y el aumento su paja , a la vez que su penetración con el dedo , me moriría de placer, sentía la polla de Sergio en mi culo y su pecho sobre mi espalda, sus movimientos de pelvis parecían ver qué me follaba y de pronto empecé a correrme entre espasmos y gemidos que el padre de Fede intentó atenuar tapándome la boca, mi leche salió a trallazos sobre el alicatado del baño, para después escurrirse al plato de ducha , note como Sergio se excitaba, se frotaba más fuerte contra mi y como se pajeaba con una de sus manos y entonces empezó a temblar a suspirar y note como un líquido espeso, viscoso y caliente empezó a correr sobre mi espalda resbalando por la raja de mi culo.

Los dos estábamos jadeantes, recuperándonos del éxtasis, no dijimos nada, solo nos enjuagamos con agua y ambos salimos de la ducha, cogimos dos toallas y nos secamos…..

– heyyyyy…..Pedro. ¿ Te ha gustado?

– si claro…..se ha notado ¿ No?

– si, ya vi tu cara de placer.

– bueno la tuya no era menos.

– mejor dejar esto entre tú y yo ¿ Vale?

– si claro.

– a mí también me gustó.

,- bueno pues yo me voy a pegar la siesta ¿ Ok?

– xaooooo.

Y hasta aquí está primera experiencia que tuve con el padre de Fede, mi amigo de la infancia. Espero que os haya calentado, pero esto es lo primero de una serie de relatos que os contaré de cómo cada vez aquel encuentro se convirtió en algo mucho más caliente. Espero lo hayáis disfrutado y desde luego que os haya puesto cachondos, y lo de siempre comentarme por aquí o bien por mi Instagram vlcpedro22. Besotes 😘😘♥️♥️🔥🔥.